Seguimiento por correo electronico

viernes, 24 de febrero de 2012

Acróstico a Víctor Racamonde


Visión etérea del gentilicio

Inscrito tu nombre en Carabobo

Con renombre de primer lírico

Tu poesía tuvo su hora triunfal

Obteniendo del corazón del pueblo

Reconocimiento de máxima consagración.



Recitados por enamorados,

Acudían a ti los corrillos académicos;

Cuna fuiste del boulevard y del suburbio

Atendido igualmente por adeptos y negadores

Manejabas la sátira para exacerbar a tus enemigos

Obteniendo en la hora final el veneno rencor.

Nadie fue más envidiado e injuriado

Del divino néctar de la mediocridad

Este fue Víctor Racamonde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario